Mi primera semana como aprendiz

2015-06-08

En primer lugar, para este primer post de mi blog, quiero dar las gracias a Carlos Blé por ofrecerme esta oportunidad y a todos los compañeros de Carlos Blé & Associates por aceptarme como vuestro aprendiz, también quiero dar las gracias a Aplicaciones Informáticas de Domingo Alonso (AIDA), por permitirme hacer las prácticas como aprendiz con ellos. La verdad que me encanta el ambiente que se respira cada mañana al entrar por la puerta.

En este post, no tocaré mucho del aspecto técnico, lo cual no quiere decir que esta semana no haya aprendido nada desde este punto de vista. No obstante, si es verdad, que esta semana he aprendido cosas más impactantes (al menos para mí, con mi poca experiencia) que me ayudarán tanto en lo personal como en lo profesional. Ya habrá tiempo para postear cosas más técnicas.

Esta primera semana como aprendiz, empezó con un Daily Meeting. Fue impresionante desde mi punto de vista como todos tenían interiorizado el concepto de estas reuniones. La reunión no duraba más de 15 minutos, pero al terminar todos sabían que debían hacer durante el día, se habían expuesto problemas con tareas anteriores, se actualizó la tabla de tareas, se planificaban para trabajar juntos cuando acabaran sus respectivas tareas… Todo esto, en un debate en el que nadie hablaba con prisa y en el que todos se escuchaban y opinaban entre ellos. La verdad que mi primer día empezó genial.

Luego un compañero pidió ayuda a Carlos y Fran para refactorizar un código de la vista de la aplicación y tuve la suerte de poder unirme a ellos, me impresionaba oír a nuestro compañero decir “La funcionalidad está, pero el código podría estar más elegante”, cuando oí esa frase me di cuenta de lo mucho que voy a aprender durante este periodo como aprendiz. Esa frase me hizo darme cuenta de que estaba rodeado de desarrolladores que realmente están preocupados por mejorar como profesionales, están preocupados por sus compañeros, por la calidad del código, por hacer las cosas bien. Esa mañana ese código mejoró bastante, aún así, nuestro compañero al día siguiente volvió a refactorizar el código dejándolo mucho más fino. Lo mejor, es que con el paso de los días, he visto a muchos de mis compañeros teniendo reacciones similares, no fue algo concreto, es el espíritu que puedo ver cada día en todos los compañeros. En esa sesión de refactor también me sirvió para aprender un poquito sobre el patrón MVVM (Model-View-ViewModel), un poco más de C# y la estructuración del código y descubrir XAML (tecnología que tengo pendiente por aprender).

No contaré uno a uno los días que han pasado, ya que he visto que con el primero me he extendido bastante. Pero si quiero resaltar que también entre otras muchas cosas he apreciado lo importante que es tener todo lo que se pueda automatizado. Dentro del equipo hay gente que se dedica al desarrollo de scripts y programas que ahorran horas de trabajo. Ellos están acostumbrados y dicen que falta cosas por automatizar, pero yo como aprendiz ya he flipado con todo lo que tienen ya.

Una vez más gracias a todos por ofrecerme la oportunidad de aprender de vosotros, también un agradecimiento especial a los compañeros de AIDA y a mis mentores, ya que todos han mostrado ser muy amigables y amables invitándome a sentarme con ellos para poder aprender de ellos. Por último decir que me encanta ver como a todos les gusta lo que hacen, en la oficina todos están preocupados por trabajar en equipo, por hacer lo mejor para todos, ayudar a los compañeros, mejorar como profesionales, ayudar al cliente/usuario, ofrecer valor, desarrollar software de calidad… En mi camino tengo claro que quiero ser un gran Software Craftsman y la verdad que estoy muy contento porque ahora mismo me siento rodeado de Software Craftsmen de los que aprender.